MIS LIBROS

MIS LIBROS
PINCHA EN LA IMAGEN PARA SABER CÓMO CONSEGUIR LOS LIBROS DE LUHEMA

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

YO ESCRIBO, TÚ INTERPRETAS

Escribe en el buscador aquello que te interese y pincha en "Buscar"




martes, 23 de agosto de 2016

VACIARTE PRIMERO PARA LLENARTE DESPUÉS



Vaciarte primero para llenarte después y volverte a vaciar …, así una y otra vez, como el flujo y reflujo de una respiración , como el ir y venir de la olas del mar, así de sencillo.

Vaciarte y llenarte para colmarte de vida, con un material nuevo, con una expresión distinta, calmada, relajada, tranquila y segura.

Vaciarte y llenare para edificar dentro de ti los pilares de la creación.

Vaciarte y llenarte para ser luz, la misma que emanan las estrellas nacientes a un estrenado universo.
©LUHEMA

viernes, 19 de agosto de 2016

NACER EN EL SENO DE UNA FAMILIA QUE NO ME COMPRENDE.


Deja de sufrir y de intentar buscar en dónde fallaste. No fallaste.
El misterio del porqué naciste dentro del seno de una familia que no te comprende, que no abraza el sentido que le das tú a la vida, es sinónimo de aprendizaje, puede que forzado tanto para ti como para ellos.
No basta con adaptarse, eso no sirve, además tú no eres de esas personas. 
Está claro que las cosas importantes en tu sistema de valores, no son las mismas que abandetra tu familia, de ahí el malestar. 
¿Te cuento un secreto? - A tu familia le incomoda que seas así , quieren que seas dócil, que seas el mismo de antes, el que callaba, otorgaba, etc..., pero cuando dijiste "basta" alteraste sus cimientos .Y lo mejor de todo es, que cuando tú apareces siendo tú, cambia todo en tu núcleo familiar, ellos también , ellos van cambiando, ellos van comprendiendo auque sea por dolor.

LUHEMA

miércoles, 17 de agosto de 2016

EL QUE ACOMPAÑA, EL QUE ENTREGA…


HAY UN DICHO QUE DICE QUÉ 
“EL QUE DA LO QUE TIENE NO ESTÁ OBLIGADO A DAR MÁS”.
Y no se trata de dar lo que sobra, sino de entregar, de amar. Y esto va desde una simple y sanadora sonrisa que le regalamos a una persona desconocida, hasta cuando  ayudas a alguien, por ejemplo a personas mayores que no pueden valerse por sí mismas.  
El acto de entrega no considero que deba ser por compasión o por obligación, y tampoco soy de la opinión de que hay que echar  una mano por el qué dirán, para mí el acto de servicio al otro es la forma  de poner en valor el don más preciado que tiene el hombre que es, la humanidad.

No sabes lo afortunado que eres cuando ayudas, porque la vida te ha puesto de ese lado en lugar del que necesita ayuda. Así que agradece y ábrete a sentir, porque seguro que lo que vas a recibir es mucho más grande y precioso que  el mismo acto de entrega generosa  y desinteresada… Esto es una premisa de la ley universal del amor,  la "ley de la compensación"  que está siempre obrando y equilibrando.
Pero hay un axioma que salvar, sobre todo hablo de personas que al descubrir el mundo espiritual se vuelcan de forma descontrolada y tienen necesidad imperiosa   con esto de querer ayudar a todos, de querer  evitar el sufrimiento . Y es que hay que comprender y saber cómo funcionan las leyes metafísicas. 
Cada persona viene con un plan de vida, y pasa por distintos planos de aprendizaje y, por consecuencia, por distintos planos de evolución. Nosotros  por mucho que deseemos aliviar el dolor o el sufrimiento, no podemos alterar el libre albedrío, nosotros sí podemos acompañar, podemos crecer espiritualmente comprendiendo situaciones, podemos ayudar de forma que los tránsitos sean más llevaderos, pero no podemos involucrarnos emocionalmente con el problema de los demás porque eso no les ayudará y tampoco nos hará ningún bien.  Bueno, de esto podríamos hacer una tesis, pero he querido dejar claro que si en estos momentos estás acompañando a alguien en su dolor, en su sufrimiento. Si estás ayudando y dando lo mejor de ti, estás atravesando por un gran aprendizaje  y debes sentirte afortunado, aplacar tu ego, apartar tus quejas porque aunque no lo sepas es un momento especial  en tu vida que marcará tu devenir.
Ya te digo que la ayuda desinteresada es cuando sabes que no recibirás nada a cambio, aun así  nada que se queda por compensar y siempre , siempre, habrá un  tesoro oculto entre esas vivencias para que tú lo descubras, y que seguro te colmará del néctar de la vida  nutriéndote con más amor.

©Luhema

martes, 16 de agosto de 2016

LA CERTEZA.



En esta realidad actual hay muchas personas que sólo se guían por lo externo, por lo que la mente percibe, pero la mente es tan volátil que generan muchas indecisiones.

Si se les pregunta si tienen fe, a veces creen tenerla y a veces no.

En cambio la persona que vive desde lo interno y se le pregunta si tiene fe, no duda, no cree ni descree, reconoce, recuerda. Tiene certeza.

LUHEMA

lunes, 15 de agosto de 2016

HOY ME DESVELÉ



Hoy como tantas noches me desvelé y miré al cielo. Mi consuelo fue que te encontré.

Los desvelados miramos al cielo, soñamos despiertos, contamos estrellas y sabemos que venimos de ellas.
Nosotros los desvelados  solemos tener  una cita con los astros, con la  luna y  la preciosa Selene nos refleja aquello que sentimos,  nos cuenta historias de este planeta,  nos acuna con su luz plateada, nos escucha paciente, pero nosotros los desvelados somos inquietos y claro está, no llega el sueño.  Y entonces el insomnio se enreda en la noche  en una fiesta cósmica, en un punto cero, en un baile de estrellas y seguimos sin dormir, soñando realidades hasta que éstas llegan, entonces dormimos despiertos  sin vivir dormidos.
Nosotros los desvelados descorrimos el velo y encontramos en las estrellas el alma de nuestros ancestros que nos hacen un guiño en la noche desvelada, en la vida despierta.

 ©Luhema

domingo, 14 de agosto de 2016

TODO ESTÁ CONECTADO



Todo está conectado, nos creemos desvinculados del otro, pero no es así. 
Cualquier acto, cualquier palabra, hasta un pensamiento o una emoción puede hacer cambiar tu destino, el rumbo de otra persona cercana a ti, o a miles de kilómetros de distancia, no importa.

Sé consciente de esto, son las nuevas frecuencias. 
Tu vibración, tu onda de forma, viaja en el espacio y en tiempo,  justo, para converger en la paradoja más adecuada para ti, y  que conformará tu devenir.

©Luhema

viernes, 12 de agosto de 2016

EL CENTRO DE GRAVEDAD Y EL ASIENTO DEL ALMA.



Ahora más que en otros tiempos necesitas un centro de gravedad permanente (EL CORAZÓN) en el que te edifiques en la autoestima y la coherencia entre tus pensamientos, palabras y obras, porque nunca te sentirás tranquilo a menos que seas tú mismo y mantengas vivo el compromiso contigo mismo.
©Luhema

martes, 9 de agosto de 2016

NO ES CUESTIÓN DE LIBERTAD.

NO ES CUESTIÓN  DE LIBERTAD.


Una persona no es más libre por conquistar cierta independencia, sino cuando es capaz de sostener paz interior, y lo digo porque no se  puede disfrutar con plenitud de esa "libertad" cuando en el corazón hay asuntos pendientes por resolver.  es complicado gozar de felicidad , ser libre cuando el rencor y el orgullo, la crítica o el juicio se apoderan del corazón.
 Todos los  pactos psíquicos que “firmamos por decirlo de forma literal” de manera consciente o inconsciente. Todos los acuerdos, obligaciones y demás ataduras y todas las creencias juicios, y formas de pensamiento que no podemos despejar que nos reprimen, que nos oprimen, forman parte de la usurpación de tu libre albedrío, pero escucha una cosa.
Podemos romper con todos estos acuerdos, contratos psíquicos, obligaciones o dependencias para sentirnos libres, pero si aun con todo esto eres incapaz de alcanzar paz interior, cuestiona cómo vives, cómo sientes, y si tienes que resolver algo contigo mismo o con los demás, hazlo. Porque no alcanzaras la libertad mientras queden asuntos pendientes que resolver, que perdonar , que amar y que agradecer.

 ©Luhema

miércoles, 3 de agosto de 2016

ENTRE LO HUMANO Y LO DIVINO

Somos muchos los que nos sentimos extasiados cuando entramos en planos sutiles, sobre todo cuando accedemos a esos mundos superiores, cuando abrimos plenamente el corazón, cuando accedemos a las memorias, cuando leemos los colores, cuando danzamos con la melodía de la armonía, cuando entramos en los retiros, cuando dejamos paso a los silencios repletos de vida, cuando hacemos ayunos para limpiar el cuerpo para que el alma ascienda y contemple la liviandad, lo sutil, cuando el astral viaja, cuando nos encontramos con los hermanos de luz…

En todos esos momentos me siento en lo divino, pero no puedo olvidarme que también estoy en lo humano y que yo lo elegí para experimentarlo, así que no sería lógico el que continuamente estuviera evadiéndome de lo material para vivir en otros planos que no fueran éste, el de la materia. 

Así que he aprendido a ascender y descender por los canales de mi ser para entender mejor esta realidad aparente, y me posiciono en el centro de mi pecho para lanzar mi toma-tierra y sentir que al mismo tiempo alcanzo el cielo. En definitiva, que danzo la vida. 

No se puede estar solamente entre los altos vuelos, pero tampoco y únicamente aferrado a lo materialmente visible. En lo cotidiano también puedes encontrar lo divino, de hecho no está separado de ti, de tu potencial. No sólo el éxtasis de lo espiritual contiene el grado de perfección. Cierto es, que muchos nos escapamos a ese lugar de lo sutil cuando necesitamos una dosis de claridad, pero también es cierto que eso es lo sencillo. Y nuestro reto, por decirlo de algún modo, es el encontrar en lo diario, en nuestro entorno, el halo de divinidad que se encuentra entre los silencios, entre las sonrisas, entre los quehaceres del hogar, en lo concreto, en lo medible, en el camino, en la presencia. 

Es desde esa realidad material que también puedes tocar el cielo con tus manos, entrando físicamente en lo cotidiano, creando ese espacio de lo divino en todo lo que haces, observando todo lo que te rodea como unido a ti. De ese modo seguro que se abre tu pecho y tocas el cielo y la Tierra. En realidad vinimos a experimentar esa sensación entre lo humano y lo divino.


©Luhema

martes, 26 de julio de 2016

PERO...¿TÚ QUÉ HACES?



Esa es la pregunta de aquellos que dicen ser espirituales. Y en su día me la hicieron. Pero… ¿Tú qué haces?...

Cuando contemplo esta foto veo mucho, se me agolpan muchas emociones…, veo amor, veo complicidad, siento la satisfacción de ambos, la sanación de ambos, siento que ese instante está repleto de felicidad, de afecto, de luz y de vida…
Hay tanto que podemos hacer por nosotros mismos y por los demás, que relegarlo todo a esa pregunta, pero… ¿tú que haces? me parece absurdo pobre, carente de espíritu.

Algunas personas que ya han hecho el” tour” de videntes, santeros, chamanes, sanadores o se han sometido a mil y una terapias alternativas y no se han encontrado a si mismos o no les han solucionado el problema, cuando te encuentren a ti, trabajador de la Luz te preguntarán esto: ¿y tú que haces?, ¿a qué te dedicas?

Y yo pregunto a esas personas; ¿Qué vais buscando?, ¿consejo, que os escuchen, que os sanen, que os solucionen, que os den la razón? ¿Qué os expliquen?…

¿Depende tu armonía-salud de los títulos que yo tenga, de las maestrías, de las sesiones a las que tengas que acudir, de la facilidad de palabra que yo pueda tener a la hora de hablar contigo para hacerte ver, o escuchar lo que tú deseas escuchar? O, ¿te has preguntado a ti mismo por qué estás viviendo lo que estás viviendo? ¿Aceptas tu parte de permisividad? ¿Crees que yo tengo la varita mágica que va a arreglarte tu problema?, ¿eres capaz de enfrentarte a tu oscuridad, a tus miedos? ¿Qué esperas encontrar?

¿Te parece ruda esta manera de contarte esto?…, puede parecértelo, pero únicamente es para que puedas ver un atisbo de luz en todo este mundillo espiritual que está ahí y que sí, puede que muchas personas encuentren su camino hacia la sanación, pero hay un dicho que dice que cada cosa tiene su lugar y cada persona su camino. Y este momento precisamente es para encontrar tu lugar y tu propio camino.

Los caminos de la cura espiritual son muy catárticos, y siempre obligan al recogimiento y la búsqueda de uno mismo como ser sagrado. Si no encontramos esto dentro de la cura espiritual, andaremos por senderos ácidos y corrosivos en los que perderemos aún más la salud y la armonía, nos perderemos dentro de nosotros mismos y transitaremos por el dolor visitando a unos y a otros, a personas que dicen que son esto o aquello y saldremos más confundidos si cabe.

Tú, trabajador de Luz, puedes facilitar el impulso para que otras personas que aún no se han encontrado a si mismas comiencen con su búsqueda interior.

Tú, facilitador, puedes ayudar a que se inicie la sanación.

Tú, facilitador, puedes activar la semilla de la co-creación.

Tú, facilitador, ayudas a descorrer el velo.

Tú, facilitador, purificas las aguas de la emoción.

Tú, facilitador, armonizas con tu luz.

Tú, facilitador, no debes crear dependencia a nadie.

Ser maestro de reiki, ser terapeuta, ser iniciado en cualquier arte sanadora, implica la impecabilidad a la hora de ser, de actuar, de hablar, de alquimizar. La sanación a nivel del alma nunca obedece a un patrón fijo, no es algo que se aprende en un libro, no está etiquetado. Es multidimensional.

Quizá encuentres tu sanación escuchando el sonido de una flauta, viendo la imagen de este artículo, abriendo el corazón y dejando entrar la luz. Encontrando la belleza en cada cosa que te rodea, aunque el método sea simplemente observar, sentir, permanecer en silencio o permitir que la sonrisa se esboce en tu rostro. ¡Fíjate!, quizá este niño de la foto no se sane físicamente, pero su alma está en paz, se permite disfrutar del sonido, de la compañía y del amor que percibe en esos momentos, y ambos mutuamente se ayudan a reconocer ese momento como sagrado. ESA ES LA CLAVE, ESA ES LA SANACIÓN.
 Artículo publicado en julio de 2012

UNO SIEMPRE VUELVE A LOS VIEJOS SITIOS DÓNDE AMÓ LA VIDA...

(Foto de Luhema en Éfeso, "La Biblioteca de Celso)
"Uno siempre vuelve a los viejos sitios dónde amó la vida!.

Hace días que constantemente tarareo una melodía que va unida concretamente a esta frase del inicio, así que me he dicho; -esto quiere decir algo, voy a ver que ocurre si empezó a escribirla y dejo que viaje esta melodía en mí.

Pero antes de seguir, quiero que sepas que esta "oración" pertenece a la letra de una canción que particularmente me encanta escuchar y que cantaba una elegante mujer que recientemente transcendió como ella decía.
Una chamana nunca muere, transciende.
CHAVELA VARGAS.

No partas añorando el regreso, ama a las personas, ama los lugares y sigue. Vive en la vida.

Son muchas las emociones que le embargan a uno cuando viaja, la vida misma es por excelencia el gran viaje porque continuamente se viven experiencias nuevas, sensaciones y sentimientos.

Hay personas que tienen la necesidad de viajar, quizá para re-encontrarse, encontrar la espiritualidad, estudiar y hallar los vestigios, los orígenes de las civilizaciones antiguas. viajan para conocer a personas de otros lugares, también por la necesidad imperiosa de cambiar de vida, saborearla, relajarse y descubrirse dentro de otros parámetros, con otro ritmo de vida, y reparar cómo las necesidades y prioridades son distintas según en el lugar en dónde se esté. Ampliar las miras de los conocimientos, conocer otras culturas, otras religiones, y ver, ver mundo, ver las maravillas de la naturaleza, ver los contrastes sociales y culturales. Pero últimamente hay muchas personas que más que por curiosidad viajan por la necesidad de supervivencia al verse sin futuro, sin posibilidades de prosperar, de mejorar su nivel de vida, de sobrevivir y eso tiene una lectura distinta.

He conocido y seguro que tú también, a personas que añoran el regresar a su lugar natal para volver a respirar ese ambiente familiar que quedó en la plaza del pueblo, en esa fuente a la que iba cuando apretaba el calor. Lugares que marcaron momentos de la infancia o del primer amor, o de experiencias inolvidables. 
En realidad uno se llena de emociones cuando pisa esos lugares que hicieron mella en él, y vuelve a re-vivir como por arte de magia imágenes, olores, palabras, gente, vivencias que quedaron como depositadas en el tiempo y en el espacio para recuperar esas emociones allí vividas. 
No sé hasta que punto eso puede ser positivo, pero son muchas las personas que fuera de sus lugares de origen tienen esa necesidad en algún momento de sus vidas.

También podemos volver a esos lugares en donde se amó la vida, ¿pero qué vida? ¿Quizá una reminiscencia de vidas pasadas, y por eso nos atrapa la idea de viajar a ciertos lugares en los que sentimos ese fuerte vínculo con lo ancestral, quizá con la cultura celta, quizá con la egipcia o la maya? Puede incluso que nos sintamos muy a gusto, como en casa, cuando nos visualizamos paseando por los acantilados verdes del norte de Inglaterra, o nos atrape la idea de ir al oriente. 
¿En realidad uno vuelve siempre a los viejos sitios dónde amó la vida? Yo creo que sí y uno se las ingenia para volver a revivir lo allí vivido.

LUHEMA

QUIZÁ TE INTERESE.

LO QUE ME INSPIRÓ SALIMA


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...